29-01-2015

Tratamientos medicamentosos

Píldora anticonceptiva y antiinflamatorios

Muchos médicos recurren a la píldora anticonceptiva con progestágenos para controlar el sangrado menstrual excesivo causado por los fibromas. También se recetan antiinflamatorios no esteroideos para aliviar el dolor. La píldora es eficaz en la medida en que engaña al cuerpo, haciéndole creer que está encita. Existen numerosos efectos secundarios potenciales, pero que, por lo general, no son importantes. Sin embargo, el uso de progestágenos no reduce el volumen de los fibromas y tampoco impide su crecimiento.

Los agonistas de la GnRH (o gonadoliberina)

Este tratamiento se suele recetar cuando la píldora resulta ineficaz para combatir los síntomas de los fibromas. Los agonistas de la GnRH reducen la producción de estrógenos en los ovarios. Así, permiten reducir el tamaño de los fibromas y limitar los síntomas. 

A causa del descenso de los niveles de estrógenos, existen algunos efectos secundarios, como son los sofocos o los cambios de humor.

Asimismo, cada vez hay más estudios que demuestran que los fibromas se vuelven a desarrollar al final del tratamiento.

 

Los tratamientos medicamentosos, ¿para qué casos están indicados?

 

Recurrir a los medicamentos permite limitar los síntomas molestos, pero no permite destruir los fibromas. Los tratamientos medicamentosos también pueden servir para preparar y facilitar una operación quirúrgica.

 

Los demás tratamientos no quirúrgicos:

La embolización
Técnicas que están en desarrollo

 

La información facilitada en www.fibrome-uterin.fr pretende mejorar, no sustituir, la relación directa entre el paciente (o visitante del sitio web) y los profesionales de salud