02-07-2014

La histerectomía

 La histerectomía, o extirpación del útero, es una intervención quirúrgica que permite tratar los síntomas de los fibromas uterinos. En Francia se practican 60.000 histerectomías cada año. Según los casos, también se realiza la extirpación de las trompas, los ovarios y del cuello del útero.

Tras la operación, la paciente deja de menstruar y de ser fértil, por lo que ya no puede tener hijos.


Esta intervención requiere anestesia general o local y hospitalización (de 3 a 7 días), seguida de una larga convalecencia de 3 a 5 semanas, especialmente si se realiza por vía abdominal.


Las histerectomías causadas por fibromas uterinos se pueden practicar de dos formas diferentes.

La más corriente es por vía abdominal. La operación se realiza mediante una incisión en el abdomen, entre el pubis y el ombligo.

La segunda es la histerectomía vaginal. Esta intervención se practica por vía vaginal mediante unas pinzas automáticas o suturas manuales.


Hay diferentes tipos de histerectomías, en función del alcance de los fibromas:

Histerectomía parcial: sólo se extirpa el útero.


Histerectomía total: se extirpa la totalidad del útero y el cuello del útero.


Histerectomía total con anexectomía bilateral: extirpación de los ovarios y las trompas. Esta intervención normalmente sólo se practica tras la menopausia o en caso de trastorno ovárico.

 


La histerectomía, ¿para qué casos está indicada?

La histerectomía es una intervención quirúrgica recomendada por los médicos en caso de fibromas voluminosos que afectan a los órganos adyacentes, o provocan dolores o problemas importantes como hemorragias.


La histerectomía está indicada en los casos en los que no hay otras alternativas terapéuticas.

 

La información facilitada en www.fibrome-uterin.fr pretende mejorar, no sustituir, la relación directa entre el paciente (o visitante del sitio web) y los profesionales de salud.