29-01-2015

La embolización (directorio)

 

La embolización de fibromas uterinos (EFU) es una técnica médica desarrollada en Francia a principios de los 90 por los equipos de ginecología y de radiología del Hospital Lariboisière de París.

El principio de la embolización consiste en privar a los fibromas de riego sanguíneo al inyectar unas microesferas sintéticas en las arterias del útero. 

 

¿Cómo se lleva a cabo una EFU?

Antes de la intervención
Una vez decidido el lugar donde se realizará la embolización, se reúne un equipo formado por el radiólogo vascular intervencionista, el ginecólogo y el anestesista.
El ginecólogo realiza un reconocimiento médico basándose en la información obtenida con las técnicas de imagen (ecografía, resonancia); el radiólogo vascular intervencionista comprueba que no existan contraindicaciones y planifica el abordaje de la embolización; por su parte, el anestesista define el tratamiento medicamentoso asociado (analgesia, etc.).
A continuación, se concierta una cita con el radiólogo intervencionista para explicar el procedimiento de la embolización y responder las dudas que pueda plantear la paciente.


El procedimiento de la embolización
La operación la realiza el radiólogo vascular intervencionista con anestesia local. Toda la intervención se lleva a cabo bajo control visual radiológico.
El radiólogo intervencionista empieza realizando una pequeña abertura a la altura de la ingle para poder practicar una punción en la arteria femoral. 
Una vez colocado el catéter (un pequeño tubo de 1 milímetro de diámetro aproximadamente), el radiólogo inyecta unas microesferas de 500 a 1000 micras de diámetro.
Al recibir la sangre procedente de las arterias, los fibromas aspiran las esferas que tapan sus canales e impiden que el tumor reciba oxígeno y nutrientes.
Una vez terminada la embolización, se retira el catéter con precaución. Con el dedo, el radiólogo intervencionista aplica presión durante unos minutos en la herida para detener la hemorragia. Se cierra la incisión utilizando una herramienta especialmente diseñada para ello.

 

Después de la operación
La embolización de fibromas uterinos sólo requiere un ingreso hospitalario muy breve, de 24 a 48 horas. Sin embargo, para retomar la actividad normal hacen falta unos diez días.
Justo después de la operación, la mayoría de las pacientes experimentan calambres abdominales similares a los de la menstruación. En este caso, el médico puede recetar algún tratamiento analgésico.
Durante la convalecencia, es posible que aparezca algo de fiebre y sensación de cansancio. Los síntomas se parecen a los de la gripe y pueden durar de unas horas a varios días.
Posteriormente, se conciertan varias visitas de control con el radiólogo intervencionista. Normalmente se programan para dentro de una semana y para dentro de tres meses de la embolización.

 

 

 

 

Ver el reportaje sobre la embolización emitido en el programa sobre salud "Magazine de la Santé" del canal de televisión francés France 5 

 

La embolización, ¿para qué casos está indicada?

La embolización es un método que se ha perfeccionado mucho en los últimos diez años. Tanto es así que ha sido aprobado por el American College of Obstetricians and Gynecologists como alternativa no quirúrgica a la histerectomía en aquellas mujeres que prefieren conservar el útero. (Practice Bulletin n° 96 - Julio de 2008)

 

Esta técnica cuenta, además, con un consenso en cuanto a su recomendación para las mujeres que sufren más de 3 o 4 fibromas (polimiomatosas), ya que permite evitar una polimiomectomía extensiva.

 

La embolización también es una alternativa recomendada para las pacientes que ya se han sometido a una miomectomía y que sufren una recidiva de los síntomas asociada a los fibromas.

 

Asimismo, existen muchos estudios científicos que demuestran que las mujeres sometidas a una embolización pueden en muchos casos quedarse embarazadas y dar a luz en condiciones totalmente normales (fuente: Biosphere Med).

 

Cada vez más mujeres optan por la embolización, ya que es una intervención poco invasiva, rápida, eficaz y duradera.

 

Los demás tratamientos no quirúrgicos:

Tratamientos medicamentosos

Técnicas que están en desarrollo

 

 

La información facilitada en www.fibrome-uterin.fr pretende mejorar, no sustituir, la relación directa entre el paciente (o visitante del sitio web) y los profesionales de salud